5 CANCIONES de Ray Davies

Posiblemente nuestro compositor favorito de todos los tiempos y una de las inspiraciones más notorias de la pasión que le imprimimos cada día a Velvety, aprovechamos el lanzamiento de Americana (2017), el último trabajo del londinense, además de su reciente nombramiento como Sir, para recordar algunos de nuestros momentos preferidos en la carrera del gran Ray Davies. Alma mater de The Kinks y una de las mentes más brillantes de la historia de la música pop, se cuentan por decenas las canciones que incluiríamos hoy aquí ante su vasto legado musical, tanto junto a la banda que le vio nacer como en solitario, pero nos hemos decantado por cinco momentos subyugantes de cuatro décadas diferentes de su carrera que sí, siguen consiguiendo emocionarnos sin remedio.

.

1. DAYS (1968)

Lúcidas y tiernas reflexiones melancólicas ante la ausencia de un ser querido que llevaron a Ray Davies a escribir una de las canciones más bellas sobre la gratitud. Pensada originariamente para incluirse en el álbum conceptual The Kinks are The Village Green Preservation Society (1968), finalmente el tema fue publicado independientemente, con un recorrido más amplio. La perdurabilidad de las cosas y el amor incondicional tienen cabida en esta agridulce muestra de sensibilidad que ha aguantado el paso del tiempo como pocas. thank you for the days, those endless days, those sacred days you gave me. I’m thinking of the days, I won’t forget a single day, believe me, reza una letra que subyuga por momentos y emociona a cada nota. Gratitud sin límites y una de mis canciones favoritas de todos los tiempos.

.

2. ALCOHOL (1971)

La faceta de retratista musical del ser humano le viene a Ray Davies, frontman de The Kinks, como anillo al dedo y su querencia cabaretera en temas de costumbrismo pop ha sido una constante en su longeva carrera. El londinense escribió, además, bastante sobre el alcohol y sus consecuencias en la vida cotidiana y nos dejó unos cuantos brillantes temas para el recuerdo. El que hoy nos ocupa, Alcohol, es el mejor exponente posible de la degradación de la persona en forma de canción. Incluida en el excelente Muswell Hillbillies (1971), Davies narra la historia de un hombre que, agobiado por los problemas familiares, en concreto por su ambiciosa esposa, cae en las garras de un sinfín de bebidas: oporto, pernodtequilaron, whisky y vodka on the rocks, que le llevan a lo más bajo, a las puertas del infierno. Un explícito drama con un arrastrado ritmo cabaretero que pone los pelos como escarpias y que nunca nos cansaremos de escuchar. Oh demon alcohol.

.

3. RETURN TO WATERLOO (1985)

En su primera incursión cinematográfica detrás de las cámaras, Return to Waterloo (1985) el bueno de Ray consiguió un entretenido resultado (como curiosidad podemos ver a un jovencísimo Tim Roth entre otros actores en una inquietante historia contada a partir de la música) a la par que una buena colección de canciones donde destacaba sin lugar a dudas el tema titular, una gran muestra de pop atemporal que no hubiera desentonado en cualquier álbum de Blur diez años después. Un proyecto musical que el londinense desarrolló con la ayuda de sus compañeros en los Kinks a excepción de su hermano Dave, que no quiso involucrarse. Un simple viaje en tren contado con la habitual pluma irónica de Ray que es algo más que un simple proyecto paralelo del artista. Para mi gusto una de sus grandes canciones. Elegancia.

.

4. QUIET LIFE (1986)

Otro de los mejores momentos cinematográficos en la carrera de Ray Davies y otra joya pop sin fecha de caducidad. En este caso la incursión en el séptimo arte vino de la mano de Julian Temple y su ochentero film Absolute Beginners (1986), una película ya de culto protagonizada por David Bowie, Sade, Patsy Kensit y el propio Ray entre otros. Con una banda sonora plagada de perlas olvidadas, destacamos esta oda a la vida placentera que compuso el frontman de The Kinks a ritmo de music hall y con sonidos de pajarillos por doquier. Una deliciosa canción que transmite quietud y nostalgia a partes iguales y que encaja perfectamente en ese Londres de finales de los cincuenta que evoca Temple en su película. El cinismo del mayor de los hermanos Davies queda patente a lo largo de toda su letra: something’s happening, but I’m just gonna turn a blind eye / If I see no evil, I ask no questions and I hear no lies define bien a las claras su actitud frente a la vida. Caviar.

.

5. A PLACE IN YOUR HEART (2017)

Uno de los momentos más brillantes del último trabajo en solitario de Ray, el excelente Americana (2017), cierra nuestra lista de momento para constatar el magnífico estado de forma del londinense. Un trabajo en solitario tras casi una década que supone el repaso del artista a los años que pasó en EE.UU además del primer disco con nuevo material desde Working man’s cafe (2008) y que podría ser la banda sonora de la autobiografía que publicó en 2013, Americana: The Kinks, the Riff, the Road: The Story, unas memorias de las que se recogen algunos pasajes hablados en el álbum y que son de obligada lectura para los amantes del rock. Entre la nueva colección de canciones, además del primer single, Poetry, que ya destacamos en nuestra página en enero de este año, nos inclinamos por el delicioso dueto que el mayor de los hermanos Davies hace con Karen Grotberg, A place in your heart, otra constatación de la sensibilidad de Ray y un nuevo ejercicio estilístico de afectado pop de altura con las reminiscencias music hall que tanto le gustan unido al saber estar de The Jayhaws como la perfecta banda de acompañamiento. Néctar.

.

CÉSAR ALONSO

SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s