DESNUDANDO LA MÚSICA: Cosecha de 1997

yo-la-tengo

Como un artículo se nos queda exiguo para escribir sobre todo lo que desearíamos, a favor de nuestro deleite y también de nuestra memoria hemos decidido hacer de vez en cuando un post recordatorio de la hornada discográfica que nos apasionaba años ha. Como estreno, y porque nos gusta como sonaba en los versos de Gardel, hemos retrocedido la nadería de veinte años para revisar los artistas que internacionalmente más nos hicieron vibrar hace dos décadas.

Antes de entrar en materia, ubiquémonos sustituyendo el GPS por un poquito de hemeroteca. 1997 era el año en el que Diana de Gales moría en el Puente del Alma de París, Versace era asesinado en las puertas de su casa de Miami, y se suicidaba Michael Hutchence. Nacía la República Democrática del Congo, antiguo Zaire, la UE incorporaba a su organización os primeros países de Este, en Chiapas se producía la matanza de 46 campesinos por parte de grupos paramilitares, y científicos escoceses clonaban por primera vez a un animal, la famosa oveja Dolly. En nuestro país asistíamos conmocionados al asesinato de Miguel Ángel BlancoMiguel Indurain se retiraba del ciclismo, así como Felipe González lo hacía de su candidatura para ocupar la secretaria de PSOE y se inauguraba el museo Guggenheim en Bilbao.

Centrándonos en el tema musical ya, especialmente prolífico en éxitos estuvo Gran Bretaña. La banda de space rock Spiritualized se encumbró a lo más alto de las listas con su trabajo Ladies & Gentleman We are floating in Space. Elegido por la reputada NME como álbum del año, y concibiendo la música como una catarsis o el mejor medicamento sin efectos secundarios, algo que queda patente desde la concepción de la portada, los doce temas son una auténtica delicia que fluctúan a través de la psicodelia, el jazz, el soul o el blues. Ideal para escuchar en bucle en día lluvioso tumbados en un sofá.

Sus compatriotas Radiohead lanzaban ese año su mejor disco y aclamado como uno de los mejores de todos los tiempos, un álbum redondo de pop rock, OK computer. Temas como Karma Police, Paranoid Android, No Surprises o Electroneering han pasado a la posteridad. De hecho, desde hace dos años forma parte del National Recording Registry de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, que cada año selecciona 25 grabaciones especialmente significativas para que sean preservadas.

La banda a la cabeza de Damon Albarn, Blur, publicaba su quinto álbum, de nombre homónimo. Sin ser su mejor trabajo, pues hemos de recordar que ya habían publicado Parklife (1994) o The Great Escape (1995), con Song #2 y Beetlebum lograron auparse al número 1 de las listas británicas.

Sus archienemigos Oasis lanzaban ese mismo año su tercer trabajo, Be here now. El disco fue consumido a una velocidad de vértigo, quizá por las expectativas que habían desatado sus dos álbumes anteriores, y llegaron a vender 12 millones de copias. No obstante, las rencillas entre los Gallagher ya habían comenzado, los dos hermanos no podían ni verse y sus excesos con las drogas y con sus egos provocaron que no estuviera a la altura de los anteriores (y que, a toro pasado, los que lo encumbraron reconozcan que lo sobrevaloraron). A destacar Stand by me, D’You know what I mean? o All around the world.

Los que sí estuvieron a la altura fueron los galeses Super Furry Animals con Radiator. Con sonidos psicodélicos y una marcada influencia de bandas como The Kinks, The Beatles o Beach Boys, triunfaron con Demons, Play its cool, Hermann loves Pauline, She’s got spies o The international language of screaming. Q Magazine incluyó este disco entre los 100 mejores álbumes británicos de la historia, si bien en su momento solo alcanzaron el número 27 de las listas de su patria.

Los escoceses Teenage Fanclub, a los que Cobain denominó  la mejor banda del mundo y que el propio Gallagher les calificó como los mejores tras él, alcanzaba ese año el zénit de su carrera con su séptimo álbum, Songs from Northern Britain, un trabajo del que no sobra ningún tema y en el que destacan joyas como Planets, Ain’t that enough, I don’t want control of you o Your love is the place where I come from y que se encaramó al tercer puesto de las listas británicas.

Primal Scream grabó su quinto trabajo, Vanishing Point, tras superar su líder, Bobby Gillespie, una depresión y realizar un cambio en la formación (que incluyó la incorporación de Mani, exbajista de The Stone Roses). Un disco cargado de psicodelia con el que deleitaron a sus incondicionales. Temas como Kowalsky, Medication o Trainspotting (incluido en la película de Danny Boyle) les devolvieron a la actualidad musical.

El combo de Oxford Supergrass lanzó In it for the money, su segundo trabajo, que homenajea al álbum de Frank Zappa, We’re only in it for the money.  Fue incluido por New Musical Express entre los diez mejores álbumes de 1997 y la revista Q lo alzó al puesto 57 de los mejores álbumes de todas las épocas. Temas como Richard III, Sun hits the sky, Tonight, Going out o You can see me o Late in the day le ha convertido en un clásico, amén de conseguirle disco de platino en Gran Bretaña y suculentas ventas en parte del planeta.

La banda indie Cornershop fue radiada hasta la extenuación por su tema Brimful of Asha, un remix de Fatboy Slim incluido en su disco When I was born for the 7th time, que alcanzó el primer puesto en prácticamente todo el mundo. El resto del´álbum contiene también influencias hindús, como Sleep on the left side, We’re in the yr corner o una versión en hindi del Norwegian Wood de The Beatles.

En Irlanda, The Divine Comedy publicaba  A short album about love, como especifica el título, un mini álbum de siete canciones que entró directamente al puesto 13 de las listas por canciones como Everybody knows (except you) o In Pursuit of Happiness.

En lo que a música electrónica se refiere, dos álbumes destacaron especialmente. The Prodigy lanzaba su tercer y más popular álbum, The fat of the Land. Es reconocido como rompedor y un trabajo pionero en la música electrónica y dance y cuenta con aportaciones de músicos como Tom Morello (Race Against the Machine) o Matt Cameron (Pearl Jam). Sus millones de copias así parecen corroborarlo. Su tema más famoso, Smack my bitch up y otros como Funky shit. Paralelamente, el dúo The Chemical Brothers grababan su segundo proyecto, Dig your own hole, para muchos de sus seguidores su mejor trabajo. La revista Q Magazine lo incluyó dos veces entre los 50 discos más influyentes de la historia de la música. También contó con colaboraciones estelares, como la de Noel Gallagher en la versión vocal de Setting Sun.

La banda de brit pop The Verve se reunía tras un breve impasse por los malos resultados del disco anterior. Con algún cambio en la formación lanzaron el que sería su disco más aclamado Urban Hymns, alcanzando el número 1 en las listas británicas y el éxito comercial que hasta entonces les había sido esquivo, superando incluso a formaciones patrias como Radiohead y Oasis, al ser premiados como Mejor grupo del año. Temas como Bittersweet Symphony (con polémica incluida debido al riff que se atribuye a Mick Jagger en The last time), The drugs don’t work, Lucky Man o One Day tuvieron la culpa de ser elegido a Mejor álbum del año en los Brit Awards 1998.

También se encontraban de regreso, eso sí, con una parada más larga, de tres años, Echo&The Bunnymen, El nuevo disco, con título homónimo a la banda, será la despedida de la formación de McCulloch como líder. Más que reseñable es la presencia a los teclados de Ray Manzarek (The Doors). Aunque la grabación no fue un camino de rosas, pues el frontman consumía cantidades ingentes de alcohol, el disco logró cosechar gran éxito en el Reino Unido por temas como The Game, Lips like Sugar o Bedbugs and Ballyhoo. 

Pertenecientes al denominado sonido Manchester, uno de sus referentes,, The Charlatans, publicaba Tellin’ Stories. Fue un álbum con sabor agridulce, puesto que por el camino de su producción perdieron en un trágico accidente de coche al teclista Rob Collins. Duffy, de Primal Scream les ayudó a terminar el proyecto, que incluía una de sus canciones más exitosas, One to Another, acompañada de otros hits como la propia Tellin’ Stories, North Country Boys o How High. 

Desde Bristol, Portishead, uno de los referentes del sonido triphop, nos dejaban su segundo disco, con título idéntico al de la banda. Un álbum lleno de temas dignos de escuchar, como Cowboys, Undenied, Half Day Closing o All Mine, que fue versionada por Tom Jones dos años más tarde.

Cruzando el Atlántico a una velocidad que ya quisiera el antiguo Concorde, aunque no hallamos tanta prolificidad en álbumes destacables como en las Islas, también en Estados Unidos hubo una cosecha digna de mención.

Una de las bandas más influyentes de los 90, los californianos Pavement grababan su cuarto trabajo, Brighten the Corners, cuyo título homenajea al homónimo de la jazzista Ella Fitzgerald. Vapuleado por parte de la crítica por el giro a sonidos más calmados que los anteriores. Aun así, contiene temas que consideramos estupendos, como Shady Lane, Stereo o Date with Ikea.

Siguiendo con la soleada California, en este caso Modesto, Grandaddy lanzaba su primer álbum, Under the Western Freeway. Con él recibieron el beneplácito de la crítica y comenzarían a  hacerse un hueco que engrosarían a lo grande en álbumes futuros. De este debut destacan A.M. 180, Everything beautiful is far away o Summer here kids.

Tomamos rumbo al frío Seattle y a una de sus mejores bandas, Foo Fighters. Tras el éxito de su álbum debut, veía la luz en 1997 su segundo trabajo, The Colour and The Shape, considerado el primero de la banda como tal, puesto que el anterior había sido grabado en solitario por Dave Grohl. Contiene éxitos como Everlong, Monkey Wrench o My Hero y llegó a los primeros números de las listas en multitud de países.

Desde Chicago, Veruca Salt nos dejaba su segundo álbum de estudio, Eight arms to hold you (el título descartado por The Beatles para su película Help!). Para sus seguidores resultó difícil encajar el viraje que habían tomado hacia ritmos hard rock y del que se dicen que deja patente las diferencias artísticas entre sus dos líderes, Louise Post y Nina Gordon. Los sencillos extraídos fueron Volcano Girls y Shutterbug.

Yo la tengo, el grupo de New Jersey fundado por la pareja Ira Kaplan y Georgia Hubley lanzan I can hear the heart beating as one, considerado su mejor disco. Herederos de los sonidos de la Velvet Underground, rezuman buena música a través de temas como Return to hot chicken, Autumn Sweater, Sugarcube, Stockholm Syndrome o My little corner of the world. Por algo son más que grupo de culto.

Saliendo de Estados Unidos y traspasando la frontera nos encontramos con el exitoso debut de los mexicanos Molotov, ¿Dónde jugarán las niñas? No exento estuvo de polémica, comenzando con la portada, y por las letras de algunos temas, como Puto, claramente homófobo con su matarile al maricón. No gustándonos nada el tinte discriminatorio, no obstante no podemos por menos de alabar Gimme the Power, una abierta crítica a la política mexicana, que cómo no, levantó ampollas. Fue nominado a mejor álbum de rock latino en los Grammy Latino del año siguiente y rotativos norteamericanas como Rolling Stone, The New York Times o Chicago Tribune lo ensalzaron.

Nos marchamos hasta Australia para ver que se cocía por allí. Nos encontramos con que Nick Cave & The Bad Seeds lanzaban The Boatman’s Call, uno de sus álbumes más aclamados. Se alejaban de sus sonidos post punk y se alzaban al quinto puesto de las listas de su país, entrando también en otras internacionales. Entre los sencillos más reseñables, Into my arms, (Are you) The one that I’ve waiting for? o There is a Kingdom.

De vuelta a Europa, la islandensa Bjork lanzaba Homogenic, su cuarto trabajo, que se metió entre los 10 primeros puestos de la listas de Reino Unido, Francia, Australia, etc. Antes tuvo que pasar por un duro proceso ante el intento de asesinato que sufrió por parte de uno de sus seguidores, el cual acabó grabando su suicidio. Tras su exilio en Andalucía grababa uno de los trabajos más exitosos de su carrera, premiado con numerosos discos de platino y aclamado por los críticos. Entre sus temas, Hunter, All is full of love o Jóga.

De entre tantos temas, más que arduo sería escoger solo uno (por suerte la sección de 5 canciones de mañana nos ampliará la selección). Por nuestra parte, terminamos con una canción de Spiritualized, Come Together. Disfruten del regreso a los 90.

.

Concha Gallén 

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s