DESNUDANDO LA MÚSICA: The Fratellis, una década de infeccioso rock escocés

the-fratellis

Diez años han transcurrido desde el debut de una de las bandas escocesas que más nos gusta, The Fratellis. Estupenda oportunidad que se nos brinda para repasar una trayectoria cargada de magníficos temas musicales capaces de levantarnos del asiento y subirnos el ánimo en momentos de abatimiento. Y es que su música, es pura infección enérgica.

De Glasglow, cuna de bandas míticas, como Jesus & Mary Chain, Texas, Simple Minds, o Belle and Sebastian, proceden John Lawler (cantante y guitarra), Barry Wallace (bajo) y Gordon McRory (batería). Y no, no son hermanos. El supuesto misterio de su nombre no parece ser tal, aunque sigue sembrando dudas. Muchos siguen apostando porque es un homenaje a los villanos de la mítica película Los Goonies; otros al vocablo italiano que se traduce por hermanos.

La realidad, como ya han confesado en alguna entrevista, es que Fratelli es el apellido de soltera de la madre del Barry y que adoptaron en plan hermandad y homenaje a los Ramones, sustituyéndolo al apellido de cada miembro. Pero lo cierto es que sus declaraciones a la prensa no son tomadas con mucha credibilidad, con razón, todo sea dicho, dado el largo historial de meter trolas que poseen, aburridos de que siempre sean preguntados por lo mismo y motivados por su sentido del humor.

Con nombre homónimo lanzan en 2006 su primer EP, con tres temas, Creepin’ Up the backstairs, Stacie Anne y The Gutterati? Pocos meses después cautivan a crítica y público con su álbum Costello Music, grabado en Los Ángeles, que les eleva al número 2 de las listas británicas y con el que consiguen el premio a mejor artista británico revelación de 2007. El título, por cierto, homenajea a un local de ensayo de su ciudad natal. Los temas que lo componen son pegadizos, plagados de melodías pop rock fantásticas, así como letras disparatadas. Es difícil destacar solo algunos temas de un abanico de canciones sin desperdicio (para ejemplo, siete de las trece composiciones se lanzaron como singles). Aparte de la ya nombrada del EP (única incluida en el álbum), tenemos Baby Fratelli, HenriettaCuntry boys and city girls, Su canción Flathead fue banda sonora de un anuncio del todopoderoso Ipod y Chelsea Dagger se ha transformado en un auténtico himno deportivo, tanto para el futbol (Celtic FC), como para el hockey, en el que Los Leones de Zurich y los Blackhawks de Chicago lo han convertido en su canción de la victoria en los encuentros deportivos

Inevitables fueron las comparaciones con sus vecinos de Glasgow, los estupendos Franz Ferdinand, que tenían muy reciente el lanzamiento de su segundo disco, You could have it so much better. Ellos tan pulcros y elegantes y The Fratellis, en el otro extremo, los gamberros divertidos de taberna, si bien siempre se han defendido de esta etiqueta diciendo que son una banda de rock, no un grupo de hooligans.

Su segundo álbum, Here we stand (2008) fue considerado más maduro, puro sonido de rock inglés, si bien una de sus señas de identidad es la mezcla de estilos, en este caso el country o el garaje rock. No estuvo exento de polémicas. Su tema Jesus stole my baby fue prohibida en Estados Unidos y eliminada del disco en dicho país. Escándalos aparte, hallamos temas dignos de ser escuchados incesantemente como My friend John, A heady tale o Shameless

Tras este disco, para sorpresa de todos, se anuncia su separación, teniendo cada uno la mente puesta en otros proyectos. Barry, Mince y Jon forman bandas independientes, The Twat, Mince o’Diablo y Codeine Velvet Club respectivamente. 

Si no habían dejado pistas sobre si su separación era definitiva o temporal, en 2012 vuelen a reunirse para lanzar su tercer álbum We need medicine (2013). Sin tener la calidad de los primeros, consigue meterse en las listas británicas y americanas (y japonesas) gracias a canciones como la de aires country Seven nights, seven days o Jeannie Nitro.

Lo último de los escoceses lo grabaron el año pasado con el título de Eyes wide, Tongue tied  (2015) bajo la misma producción que su primer álbum (Tony Hoffer, el mismo que ha apostado por grandes como Depeche Mode o Belle & Sebastian entre otros).  Se aúpan hasta el puesto 16 de las listas patrias y aportan un puñado de temas destacado como la formidable Baby, you don’t lie to me, Impostors, Thief o Me and the devil.

Terminamos el post con la canción Henrietta, de su primer álbum, Costello Music, primer single y con el que consiguieron la fama. El tema trata de la proposición de tres chicos hacia una mujer para que se vaya con ellos y abandone su vida marital con un hombre que no le hace feliz. Como las interpretaciones son libres, muchos la consideraron un metáfora de la heroína, algo que los escoceses desmintieron tajantemente. Sea como fuere, disfruten.

.

Concha Gallén

SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s